Cinco causas que pueden ser las responsables de tu dolor de columna - Jorge Romero
16669
post-template-default,single,single-post,postid-16669,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
dolor en la columna

Cinco causas que pueden ser las responsables de tu dolor de columna

Muchas personas han sentido en alguna ocasión dolor en la columna vertebral, una patología que condiciona nuestro día a día e incluso nuestro estado de ánimo. Asistir a un  quiropráctico puede poner solución a esos problemas y, lo que es más importante, actuar sobre el origen de la causa para que el dolor remita definitivamente.

Cada persona tiene una biomecánica particular y cualquier alteración en esta, puede producir numerosos problemas, entre ellos un cuadro de dolor agudo.

En este post vamos a desgranar cuatro causas que pueden afectarnos al bienestar o producir dolor en la columna, y que pueden solucionarse con un tratamiento quiropráctico.

Estrés, el caballo de batalla de nuestro siglo

El estrés es una de las enfermedades más comunes de este siglo. Bien sea por cuestiones laborales -exceso de trabajo y presión- o por motivos personales -por situaciones de tensión y preocupación-, el estrés afecta a nuestro organismo y puede llegar a desestabilizar el sistema nervioso.

Posturas incorrectas

La mala higiene postural es una de las causas más frecuentes de dolor en la columna vertebral. En ocasiones, pasamos muchas horas sentados frente al ordenador, la televisión o nos vemos obligados a cargar más peso del que estamos acostumbrados. Hábitos tan comunes como sentarse mal en el sofá o conducir muchas horas diariamente, también pueden ser la causa del dolor en esta zona.

Situaciones traumáticas

Durante nuestra existencia atravesamos por situaciones traumáticas que pueden afectar a nuestro organismo y producir una alteración en el funcionamiento de los músculos. Aunque no nos demos cuenta, en esos momentos traumáticos los músculos tienden a contraerse de manera inusual, afectando a las articulaciones y produciendo dolor incluso en las extremidades, generando síndromes compartimentales.

Sobrepeso y enfermedades endocrinas

El sobrepeso es uno de los peores enemigos de la columna. Cuantos más kilos soportamos, más problemas podemos tener en la zona lumbar pues nuestra columna está dimensionada biológicamente para soportar un peso limitado (lo que se conoce como nuestro peso ideal). Mantener una dieta adecuada es muy importante para evitar el dolor de columna, así como el de rodillas, y en la consulta quiropráctica no solo nos pueden ayudar con nuestra espalda, sino también a combatir la ansiedad que genera un régimen para perder peso.

Enfermedades como la celiaquía, produce efectos secundarios en el intestino, los aditivos químicos incorporados en los alimentos o el consumo de azúcar, pueden ser los causantes de que nuestro sistema inmunológico se debilite y afecte a nuestro organismo produciendo dolores tan comunes como el de espalda. Llevar una dieta sana y equilibrada, con ejercicio moderado conlleva una mejora sustancial de nuestro estado de salud y la remisión de muchos de nuestros males.

Hernia discal

Una hernia es una lesión que se produce en el disco intervertebral cuando no se ha tratado una protusión inicial. Es una consecuencia de una lesión mecánica entre las articulaciones vertebrales y produce presión sobre nuestras raíces nerviosas, causando un dolor incapacitante que baja por las piernas y que comúnmente conocemos como ciática.

Es importante diagnosticar esta patología a tiempo para poder tomar las medidas oportunas y que el trabajo del quiropráctico pueda reestablecer el bienestar.

Todas estas causas pueden producir dolor en la columna. La intervención de un quiropráctico tiene como misión no sólo corregir las alteraciones mecánicas de las articulaciones de la columna, sino actuar sobre el mismo origen del problema, a través de los ajustes o de la manipulación sobre las articulaciones espinales afectadas.

Si tienes alguna sintomatología de dolor y crees que una de las causas puede ser de las citadas aquí, pídenos una cita sin compromiso y estudiaremos tu caso con detenimiento.